Arcos Compuestos

El arco compuesto está diseñado para reducir la fuerza que el arquero debe ejercer, incluso aumentando la energía del propio arco. La mayoría de los arcos compuestos utilizan poleas o ruedas elípticas al final de las palas para optimizar el efecto de apalancamiento ejercido por el arquero y para reducir la energía que mantiene el arco hasta el momento de la soltada. Con menor fuerza que mantener, los músculos del arquero tardan más en cansarse, lo que da al sujeto más tiempo para apuntar. Un arco compuesto debe ser ajustado para que la soltada ocurra en el momento apropiado. El Arco compuesto obtuvo su patente en 1969.

Arco Compuesto